DATE UNA VUELTA POR LA JUDERIA DE PALMA

Palma, 21 de junio de 2024— A lo largo de la Historia y muchos lugares siempre han convivido varias comunidades; una de éstas son los judíos. En el caso de Mallorca, la arqueología y la historia remontan la presencia de judíos durante la presencia de los romanos[1], ya que se han producido hallazgos con una cronología situada en el siglo V. La presencia judía en Mallorca fue aumentando durante la presencia de los árabes en la isla, así lo atestigua la Crónica Pisano-catalana del año 1114.; y finalmente, después de la Conquista de Mallorca por parte de la Corona de Aragón por el Rey Jaime I “El Conquistador” cuyas crónicas informan de la presencia de barrio judío en los alrededores de la actual Almudaina.

De hecho, Jaime I contó con la participación repobladora de judíos procedentes de otros lugares de la Corona de Aragón y los nuevos contingentes se situaron en el barrio judío, el cual fue respetado en los primeros años, pero después a mediados del siglo XIII el terreno fue cedido a los dominicos para que ellos pudieran construir el Convento de Santo Domingo[2]. Entonces se llegó al acuerdo de que los judíos podrían situarse en los terrenos del Barrio de la Calatrava.

Por último, los judíos mallorquines estaban organizados mediante una aljama. Ellos se regían por sus leyes y tributos propios, sólo respetaban la autoridad del Rey. Hay que indicar que con sus altos y bajos, la comunidad judía de Mallorca vivió su época de máximo esplendor en el siglo XV cuando llegó a contar con unas 3000 personas. Ellos amurallaron su barrio, construyeron sinagogas y articularon un sistema propio institucional. Sin embargo, en 1391 se produce una revuelta campesina dirigida únicamente contra el poder político y los excesos fiscales influidos por los constantes asaltos a las juderías castellanas y aragonesas del mismo año. La judería de Palma no iba a ser menos y en 1391 se produce el conocido como “Asalto al Call[3]que provocó que muchos judíos se tuvieran que exiliar. Mientras que los que se quedaron en Mallorca fueron obligados al cristianismo por las autoridades y a partir de la implantación de la Inquisición se acentuará más la persecución contra los denominados Xuetas[4].

Por otra parte, cuando paseamos por lo que fue en su día el barrio judío de Palma y uno de los solares donde se ubicaba la sinagoga principal es el convento de Montesión que desde hace más de 400 años ha estado ocupado por la orden de la Compañía de Jesús y que en 2024 se ha puesto de actualidad porque la comunidad de Jesuitas se ha visto obligada a abandonar el convento que incluye el colegio y la iglesia. Precisamente, el templo es un ejemplo del barroco del siglo XVII y en cuyo interior hay un rico patrimonio que podría llegar a perderse. Además, dentro de la Iglesia de Montesión se encuentran los restos del antiguo portero del convento, San Alonso Rodríguez, un personaje querido por los mallorquines y que está envuelto de leyenda, así lo narra José María Ibáñez en su libro “La Vuelta a Mallorca en 80 Rutas”: “Era un día de verano cuando Alonso Rodríguez acompañaba a otro jesuita Matías Borrassa a realizar una visita al Castillo de Bellver para oficiar misa y confesar en la capilla real. Ese día hacia mucho calor y a mitad del camino, cansado porque Alonso ya era una persona mayor, se detuvo un rato a descansar. Entonces se le apareció la virgen, se sentó a su lado y ella con un pañuelo le secó el sudor aliviando el sudor al pobre Alonso.” (Ibáñez 2021).

Precisamente, la Iglesia de Montesión está construida sobre los restos de la sinagoga de Palma, de hecho, se pueden ver algunas piedras que son más antiguas en la parte baja y algunos autores piensan que son los restos de la sinagoga, además, nos percataremos que hay una tallada una puerta que fue cegada y que da a la calle que recibe el nombre de El Carrer del Vent[5] el origen del topónimo de la calle está envuelto en la leyenda: Resulta que un día Satanás, el demonio, quiso quedarse con las almas de los feligreses y lo pactó con Jesús. Sin embargo, el Maestro de Galilea decidió engañar al demonio y comenzó a soplar con la promesa de que el viento nunca dejaría de estar presente en esa calle. Una callejuela que reúne a mucha gente, especialmente, en verano porque allí dicen que hace un poco de frescor.

Por último, se dice que muchos judíos que visitan Mallorca han calificado los muros exteriores de Montesión como un “Muro de las Lamentaciones” porque se han encontrado papeles con mensajes a Dios.

Para más información:

Casesnoves, Miguel Ángel. Historia de les Illes Balears. Palma : Moll, 2008.

Ibáñez, José Maria. La Vuelta a Mallorca en 80 Rutas. Madrid : Ánima Ignis, 2021.

Ibáñez, José Maria. «Busca la Cueva de la bruja Joana en el Bosque del Castillo de Bellver.» En La Vuelta a Mallorca en 80 Rutas, de José Maria. Ibáñez, 79-81. Madrid: Ánima Ignis, 2021.

Sánchez, Jordi. «Diario de Mallorca.» Diario de Mallorca. 16 de Junio de 2024. https://www.diariodemallorca.es/mallorca/2024/06/16/muro-trasero-iglesia-jesuitas-turistico-103851546.html (último acceso: 21 de Junio de 2024).

[1] Recordemos que las águilas de Roma conquistan Mallorca en el año 123 antes de Cristo por el cónsul Quinto Cecilio Metelo “Balearico”.

[2] Quedaba situado en el solar que hoy ocupa la Calle Palau Reial, concretamente, donde se sitúa el actual Parlament de les Illes Balears.

[3]Call” era el nombre que recibían en Mallorca los barrios judíos o juderías.

[4] Recordemos que llevaron a cabo varios procesos que acabaron con condenas como el caso de Catalina Tarongí que fue cremada viva en los terrenos que ocupan hoy en día la Plaza Gomila.

[5] Calle del Viento.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.