BALEARES SE MANIFIESTA EN MADRID POR LA SALVACIÓN DEL SECTOR

• Una delegación del sector de la restauración y hostelería de las Islas Baleares se ha desplazado a la capital Madrid para sumarse a la manifestación de Cibeles

• La Hostelería española clama unida contra la criminalización del sector y la falta de medidas compensatorias.

 • Además de la concentración, los establecimientos del sector de la mayor parte del territorio nacional han hecho un paro de aproximadamente 15 minutos sumándose, así, a las reivindicaciones nacionales

Eugenia Cusí: Al frente de la Delegación de Baleares de Restauración Caeb en Madrid.

Miércoles 9 de septiembre de 2020, Madrid.- Gran parte de la hostelería de España se han dado cita esta mañana en la Plaza de Cibeles de Madrid para denunciar la dura realidad que atraviesan las 300.000 empresas y 1,7 millones de trabajadores que aglutina el sector en nuestro país, según los datos previos a la pandemia.

Hostelería España, junto con Hostelería de Madrid, la Plataforma por el Ocio y la Cultura de Madrid, España de Noche, y más de 50 organizaciones de las 17 Comunidades Autónomas se han unido en una manifestación sin precedentes ante la dramática situación por la que atraviesa el sector.

Entre todos ellos, una delegación del sector de la restauración y la hostelería de Baleares se ha desplazado hasta la capital para sumarse a estas reivindicaciones y recordar sus exigencias desde el inicio de la crisis generada por el COVID 19.

Así pues, la concentración balear, junto con el resto de organizaciones españolas, clamaron por la eliminación de los aforos de las terrazas y pasar al 75% en el interior, recordando que los focos de contagios no se están dando en el sector de la restauración, sino en núcleos familiares en su mayor parte. “Las terrazas, espacios al aire libre, deben ser parte de la solución a la reactivación económica” afirman desde Restauración CAEB.

Por otro lado, desde la asociación han exigido  pagar la mitad de los impuestos municipales que afectan a los residuos de basura e incineración así como una solución urgente para los contratos fijos discontinuos ya que, añaden, “la temporada acabó el el 15 de agosto pero seguimos pagando los Ertes como si la temporada estuviera en pleno auge y los establecimientos abiertos”.

Por su parte, José Luis Yzuel, presidente de Hostelería España, puso en valor la actitud de un “sector fundamental en la economía española y que representa el 6,2% del PIB (hasta un 15% ligado al turismo)”. Durante su intervención Yzuel se preguntó “¿Qué otro sector español puede demostrar esa capacidad de generar riqueza?, es injusto y además poco inteligente culpabilizar a la hostelería”. “Más allá de los datos económicos, hemos de replantearnos si es lógico el trato que está recibiendo un sector que es también identidad y cultura españolas, y que, desde el comienzo de la pandemia ha asumido con responsabilidad la aplicación de medidas preventivas, a consta del esfuerzo extremo de sus empresarios y trabajadores”.

Por su parte, Ramón Más, presidente de España de Noche, ha presentado los datos utilizados por el sistema sanitario, y concretamente por la Red Nacional de Vigilancia epidemiológica, que pone de manifiesto que “no hay, ni ha habido ninguna evidencia que identificara a los locales de ocio como uno de los factores de riesgo más relevantes, como causantes de los contagios de la COVID-19 y que, sin embargo, han sido aquellos que se han visto criminalizados y perseguidos y sobre los que se han adoptado las medidas más restrictivas, siendo el único sector de la economía que en estos momentos tiene suspendida su actividad”, una actividad económica y empresarial reglada y que cumple con todas las medidas preventivas, sin que se hayan adoptado ningún tipo de medidas económicas que permitieran proteger a las empresas dentro de un Plan de Rescate frente a la radicalismo de las medidas sanitarias adoptadas, y que ha hecho necesario que se acudiese a la vía judicial y a la Audiencia Nacional para denunciar toda esta situación del ocio nocturno.

Por todo ello, desde Hostelería de España, exigimos medidas rehabilitadoras que detengan el cierre de más 85.000 establecimientos y la pérdida entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos, según las previsiones en el peor de los escenarios. Somos conscientes de la predisposición de todos los profesionales del sector para arrimar el hombro, pero para ello necesitamos políticas que garanticen unas condiciones laborales mínimas e irrenunciables y, desde luego, que no les conviertan en un chivo expiatorio sobre el que descargar los malos resultados de una gestión que no nos corresponde. La situación económica es crítica con unas cifras comparativas con 2019 que dibujan un descenso de la facturación superior al 50%, lo que supone una pérdida de hasta 67.000 millones de euros.

Por todo esto, desde HOSTELERÍA DE ESPAÑA reclamamos:

Que se pongan en marcha medidas de apoyo higiénico sanitarias siempre coordinadas con las autoridades competentes que permitan una gestión eficaz ante posibles brotes y procesos de cuarentena.

Actuaciones de apoyo efectivo al empleo, con la ampliación de los ERTES hasta que cambien las circunstancias, asegurando una mayor exoneración de la cotización a la seguridad social a los negocios que tengan una apertura parcial y exonerando al 100 a los que estén cerrados.

Medidas de apoyo a la estructura empresarial sectorial con recursos a fondo perdido para las facturaciones inferiores al 25% de lo habitual, ampliación de dos años en los periodos de carencia de la financiación recibida por el COVID-19 y bonificaciones fiscales tanto en costes de arrendamientos y suministros, como en impuestos especiales y tasas municipales.

Propuestas que estimulen la demanda como la aplicación de bonos que activen la demanda de familias y empresas, mejoras en el tratamiento fiscal y exoneración en vales de comidas, reducción temporal del IVA en Hostelería, y por último, un Plan Estratégico de la Gastronomía.

La concentración también iba a acompañada de una campaña en redes sociales bajo el hashtag #SalvemosLaHostelería y se ha utilizado una mascarilla roja como elemento simbólico. Una imagen con la que hosteleros, trabajadores del sector y clientes han podido sumarse de manera simbólica y apoyar todas las reivindicaciones.

El apoyo al sector continúa creciendo y por eso la campaña ha contado con un muro de adhesiones en el que organizaciones afines han querido mostrar su respaldo a las propuestas y demandas de la hostelería (véase adjunto con adhesiones).

Además, en la mayor parte del territorio nacional el sector hostelero ha realizado un paro de aproximadamente 15 minutos coincidiendo con la concentración de Madrid, para mostrar su apoyo a las reivindicaciones.

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.