RECORRIENDO SANT LLORENÇ D’ES CARDESSAR

Volvemos a recorrer Mallorca, en este caso, la ruta la podemos tanto en nuestro vehículo privado como también podemos hacer uso del transporte público. Nuestro destino es uno de los municipios del Llevant de Mallorca; Sant Llorenç d’es Cardassar.

Un municipio que a finales de octubre de 2018 fue escenario de la trágica riada que puso el municipio en el candelero informativo. En aquella, riada perecieron trece personas y cuatro de ellas en el término municipal. En total, cayeron 220 litros por metro cuadrado en apenas unas horas y el torrente que cruza el pueblo se desbordó llevándose por delante las vidas de mucha gente. Sin embargo, esa riada provocó “otra” y esa fue una “riada de solidaridad” procedente no solamente de toda Mallorca sino también de toda España; personal de las Fuerzas de Seguridad del Estado como la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Bomberos y Protección Civil coordinaron también la labor de miles de voluntarios de otras localidades mallorquinas se habían acercado a Sant Llorenç con el único objetivo de ayudar en las tareas de limpieza del pueblo.

No obstante, a pesar del varapalo emocional que sufrió el municipio y con la ayuda de todos, Sant Llorenç fue resurgiendo de sus cenizas.

Vamos a contaros algo más alegre de este bonito pueblo del Llevant de Mallorca. La Historia de Sant Llorenç es muy reciente pero no menos interesante, ya que en la documentación que se custodia en los archivos no hay referencias al pueblo hasta 1816 cuando se le otorga la categoría de villa y en 1820 se estableció e Ayuntamiento. Sin embargo, la Restauración Absolutista de Fernando VII de Borbón hizo que en 1823 se suprimiera la constitución del consistorio.

Finalmente, el ayuntamiento se constituyó en 1892 y su primer alcalde fue Bartomeu Umbert Cabrer.

A pesar de su corta historia, el municipio cuenta con dos espacios donde la Historia se hace presente en dos enclaves muy interesantes y por los que os vamos a guiar por este viaje imaginario.

Lugares de Interés:

Pixabay

El Poblado Talayótico de S’Illot: Es uno de los yacimientos más importantes que hay en Mallorca; cronológicamente lo podemos situar en el periodo talayótico y el postalayótico que abarca desde el 850 antes de Cristo y el 123 antes de Cristo que es cuando Mallorca entra bajo las alas de Roma.

Nos situamos ante un yacimiento arqueológico muy complejo y que cuenta con una interesante evolución. La estructura del poblado está configurada por varios edificios comunitarios y a su alrededor se encontraban las casas de los habitantes del poblado.

En S’Illot hay un centro de interpretación del yacimiento, allí se lleva a cabo una buena labor de divulgación de la Historia del yacimiento y donde podremos observar algunos elementos que se han ido encontrado a lo largo de las diversas campañas arqueológicas que se han llevado a cabo en los últimos años.

Además, desde lo alto del talayot central se podría tener un control visual de la Bahía de Cala Millor y controlar el territorio, así como tener vigilados los otros talayots que había en el municipio como el Talayot de na Pol en Sa Coma y el Talayot de Cala Morlanda, que en la actualidad está soterrado por la maleza.

Por último, antes de seguir con nuestra ruta os aconsejamos daros un paseo por el poblado, cerrad los ojos e imaginaros a sus habitantes en sus vidas cotidianas.

Foto: Archivo Personal Juan Ramón Pons

El Castellet o Torre de Punta de N’Amer: Situada dentro del municipio de Sant Llorenç d’es Cardassar, hay una zona que prácticamente está virgen y es un pequeño remanso natural entre dos zonas turísticas muy desarrolladas como son Sa Coma y Cala Millor.

La zona verde consta de unas doscientas hectáreas y frente al mar se asienta Es Castellet o Torre de Punta de N’Amer; es una atalaya defensiva que se comunicaba mediante señales con la Torre dels Falcons (Porto Cristo, Manacor) y la Torre de Cap Vermell en Capdepera. En caso, de un avistamiento de barcos enemigos como pudieran ser los piratas turcos; recordemos que en caso de que el avistamiento fuera de día se encendía una hoguera con mucho humo pero si el avistamiento era de noche la torre se encendía con una gran hoguera, aunque también esta torre estaba equipada con un cañón.

La torre fue construida en 1617 y como curiosidad os contaremos que no es de planta circular como la mayoría de las torres que hay en Mallorca. En el Caso de la Torre de Punta de N’Amer  es de planta cuadrada  como si fuera un cubo hexagonal que está cortado por una pirámide de cuatro lados. En uno de sus lados, se encuentra la entrada a la torre a la que accedemos a través de un pequeño puente levadizo que se acciona desde dentro del monumento y atraviesa el foso que rodea la torre. Sobre el foso podemos dejar volar la imaginación y puedes imaginarte que estás defendiendo un asedio en alguno de los capítulos de Juego de Tronos.

Una vez dentro de la torre, podremos encontrarnos un pequeño museo donde se nos explica el uso y las labores que realizaban las torres de vigilancia costera que hay en Mallorca. Después podremos subir a la terraza de la torre a través de una estrecha escalera de caracol y una vez que estemos arriba tendremos una vista privilegiada de la Bahía de Cala Millor; en la terraza podremos contemplar una vieja garita de guardia junto a un pequeño cañón para asustar a los posibles enemigos.

En Sant Llorenç d’es Cardassar hay tres grandes zonas turísticas: S’Illot, Sa Coma y Cala Millor. En esta última localidad, os aconsejamos que visitéis el Auditori de Sa Mániga donde se realizan muchas actividades culturales.

Por último, Sant Llorenç es la cuna de una gran deportista mallorquina llamada Marga Fullana en cuyo palmarés figuran una Medalla Olímpica de Bronce conseguida en Sídney 2000, ha sido cinco veces campeona del mundo en mountain bike y Campeona de Europa.

Para más información:

Ibáñez, José María. La Vuelta a Mallorca en 80 Rutas. Palma de Mallorca: Anima Ignis., 2017.

https://www.santllorenc.es/

http://www.talaiotsillot.es/

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.