ERNEST HEMINGWAY: PERIODISTA Y ESCRITOR

La figura de Ernest Hemingway traspasa el ámbito literario pues su vida ha sido ejemplo de persona bohemia que vive al límite y que tras la muerte del escritor su figura ya se convierte en leyenda.

No podemos tampoco que el norteamericano fue un enamorado de España, ya que viajó a nuestro país en muchas ocasiones, su imagen en las corridas de toros dio la vuelta al mundo, así como su amor por Pamplona y las fiestas de San Fermín, lo cual hizo que muchos norteamericanos se convirtieran en asiduos participantes en los populares encierros que consisten en correr delante de los toros por las estrechas calles de Pamplona.

Nos encontramos ante un escritor y periodista aplicó un estilo muy sobrio a la hora de narrar. Además, tuvo una gran influencia en el mundo cultural del Siglo XX pues su vida llena de aventuras y tras su fallecimiento ocurrido en 1961 la figura de Hemingway se ha pasado del mito a la leyenda.

BIOGRAFIA DE ERNEST HEMINGWAY

Ernest Hemingway nació en Oak Park (Illinois, Estados Unidos) el 21 de julio de 1899) su padre era medico y su madre se dedicaba a la música. Ellos conformaron una familia que poco a poco fue muy respetada entre la comunidad. Además, Ernest Hemingway se formó en la Escuela de Secundaria de Oak Park donde practicó deportes como el boxeo, atletismo, waterpolo y futbol americano. En su penúltimo año cursó una asignatura de periodismo y después fue aprendiendo de otros periodistas dedicados al deporte a los que imitaba el lenguaje. Hemingway al igual que otro grande de la literatura como Mark Twain se curtió en el periodismo antes de dar el salto a la literatura.

Al estallar la I Guerra Mundial (1914-1918) Hemingway se alistó en la campaña de la Cruz Roja en Kansas City y se convirtió en conductor de ambulancias en Italia donde conoció también al escritor John Dos Pasos con quien trabaría una buena amistad. En la “Gran Guerra” Ernest Hemingway fue herido por fuego de mortero cuando acababa de rescatar un soldado italiano herido, lo cual le valió la Medalla de Plata al Valor Militar del Gobierno Italiano. Tras recuperarse y una vez acabada la I Guerra Mundial, Hemingway regresó a Estados Unidos para trabajar como periodista en varios periódicos de las ciudades de Chicago y Toronto en Canadá.

En la década conocida como los “Felices Años 20” del pasado siglo, Hemingway como tantos otros intelectuales visitó Paris donde trabó amistad con escritores como Gertrude Stein o James Joyce. La escritora Gertrude Stein se convirtió en la cicerone de Hemingway en Paris y los presentó al resto de autores que vivían en el conocido barrio de Montparnasse a los que calificaría como “Generación Perdida” termino que Hemingway calificaría en su libro Fiesta”. En Paris, el autor de “El Viejo y el Mar” también conoció a los pintores españoles que allí vivían como Juan Gris, el malagueño Pablo Picasso y al catalán Joan Miró.

Después de Paris, Hemingway siguió recorriendo Europa, concretamente, se marchó a Italia donde volvió a coincidir con James Joyce con el cual vivió algunas “juergas alcohólicas”

En 1923, Ernest Hemingway visitó por primera vez España y concretamente, las Fiestas de San Fermín en Pamplona donde quedó fascinado por las corridas de toros. En 1926 Hemingway publicó su novela “Fiesta” donde hace una personificación de la generación de escritores expatriados de la posguerra.

Al final de la década de los años 20 del Siglo XX, Hemingway se instala junto a su familia en Florida, donde el escritor comenzó a escribir la novela Adiós a las Armas” antes de regresar a Europa, una novela en la que permitió a Hemingway consolidarse como escritor de novela. En el verano de 1929 el norteamericano regresa a España donde comienza a escribir “Muerte en la tardeque iba a ser un ensayo sobre las corridas de toros y los toreros.

Por otra parte, en 1933 Ernest Hemingway junto a su mujer Pauline realizaron un safari en África durante diez semanas, tiempo suficiente para que escritor se pudiera inspirar para escribir obras como el cuento: Las nieves del Kilimanjaroy la novela “Las Verdes colinas de África” que publicó en 1935.

El 18 de julio de 1936 se produce el Golpe de Estado con el que comienza la Guerra Civil en España (1936-1939) y Hemingway acepta trabajar como corresponsal de guerra para la North American Newspaper Alliance. En marzo de 1937, el periodista llega a España junto al director de cine Joris Ivens con quien visita ciudades como Valencia o Madrid. Precisamente, en la capital española en 1937 Hemingway publicó la que fue su única obra de teatro titulada “La Quinta Columna” mientras la ciudad era bombardeada. En 1938, Hemingway también estuvo presente en la Batalla del Ebro.

Tras la Guerra Civil Española, Hemingway se marchó a Cuba y en 1940 publicó una de sus obras más destacadas: “Por quien doblan las Campanas” que volvió a poner al escritor norteamericano entre los autores más vendidos y recibió una nominación al Premio Pulitzer.

Hemingway también fue corresponsal de guerra durante la II Guerra Mundial (1939-1945) y estuvo presente en el Desembarco de Normandía. Aunque algunos historiadores sostienen que ayudó a la resistencia francesa a luchar contra los nazis una vez alcanzada tierra. El 25 de agosto de 1944 estuvo en Paris cuando la capital francesa fue liberada por los aliados.

Después de la II Guerra Mundial, Hemingway regresa a Cuba convirtiendo a la isla caribeña en su refugio particular y fuente de inspiración para escribir otra de sus obras más importantes como El Viejo y el Mar” que le convirtió en una celebridad a nivel mundial y por la cual le otorgaron el Premió Pulitzer en 1952; dos años más tardes, la Academia de Suecia le haría entrega en 1954 del Premio Nobel de Literatura. En octubre de 1956, Hemingway regresó a Europa y a España donde conoció al escritor español Pio Baroja quien estaba enfermo.

A finales de la década de los 50, Hemingway comenzó a sentirse infeliz con su vida y en 1959 abandonó Cuba, a pesar de que mantuvo buenas relaciones con el gobierno instaurado por Fidel Castro tras el derrocamiento de Fulgencio Batista.

En sus últimos años de vida, Hemingway estuvo preocupado por sus finanzas y su propia seguridad, ya que pensaba que el FBI lo tenía vigilado. A todo ello, hay que añadir muchos problemas de salud que persiguieron al escritor norteamericano quien decidió quitarse la vida con un tiro de su escopeta el día 2 de julio de 1961.

A modo de reflexión final, la figura de Ernest Hemingway ha trascendido no sólo del ámbito literario sino también su obra ha sido considerada como un ejemplo de periodista de guerra y también aventurero. Además, no podemos olvidar que muchas de sus obras han sido llevadas al cine: “El Viejo y el Mar” que en 1958 John Sturges rodó con Spencer Tracy como protagonista. Tampoco podemos olvidar “Por quien doblan las campanas” rodada por Sam Wood en 1943 protagonizada por Gary Cooper e Ingrid Bergman; en esta película participó el mallorquín Fortunio Bonanova.

Por último, no podemos olvidar que Hemingway fue un enamorado de España, concretamente, de los tauromaquia y las fiestas de San Fermín; lo cual ha quedado reflejado en muchas de sus obras.

Texto: Juan Ramón Pons Bibiloni.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.