LA ENSEÑANZA DEL FUTURO, ¿CON O SIN MAESTROS?

Las Naciones Unidas proclamaron el 24 de enero Día Internacional de la Educación, para celebrar el papel que la educación desempeña en la paz y el desarrollo. El sector educativo está viviendo una verdadera revolución desde la irrupción de la Inteligencia Artificial, especialmente con la entrada en escena de los generadores de contenido como ChatGPT, que tratan de imitar la escritura humana.

Una reciente encuesta llevada a cabo por Preply reveló que el 62% de los españoles cree que la IA sustituirá a los docentes. Pero aunque algunos auguran que la figura del maestro acabará siendo una pieza de museo, lo cierto es que, en el mismo estudio, el 94% reconoce que un gran profesor es la mejor herramienta para adquirir un nuevo idioma.

Hablamos con dos de los tutores de español más populares de la plataforma de idiomas:  José Almonte, de República Dominicana y el español Antonio Martín Arranz, para hablar del papel del maestro y conocer su experiencia con las nuevas tecnologías y si las consideran como aliados o como amenazas en la enseñanza del futuro.

El concepto de maestro 

El concepto de maestro ha cambiado significativamente a lo largo del tiempo. Refranes como “pasar más hambre que maestro de escuela” son parte del pasado. Sin embargo, desde el sector educativo se advierte de la pérdida de prestigio y autoridad de los enseñantes. El pasado mes de diciembre el CSIF dio a conocer un estudio que revelaba que el 91% de los profesores de la escuela pública denuncian problemas de convivencia en las aulas. “Los profesores han ganado poder adquisitivo pero, a cambio, se ha convertido en una profesión de riesgo y muchos compañeros sufren estrés. La autoridad se ha perdido aunque espero que no sea de forma definitiva”, asegura Antonio Martín Arranz. José Almonte tiene una visión más optimista y defiende que aunque al maestro del futuro la autoridad no le viene dada por su estatus, se puede ganar el respeto de sus pupilos ayudando a cambiar vidas.  “Más que una autoridad impuesta, se espera que el maestro se gane la admiración a medida que impacta positivamente en las vidas de sus alumnos yendo más allá de impartir una materia”, explica .

La “distracción tecnológica” 

El pasado julio un informe de la UNESCO advertía contra el uso excesivo de tecnologías como los smartphones en la educación, afirmando que los beneficios que aportan desaparecen cuando se utilizan en exceso o sin la orientación de un profesor.

Precisamente, uno de los problemas a los que se enfrentan los docentes es la llamada “distracción tecnológica”. Hacerle frente no es tarea fácil pero Almonte parece tener la receta. “Es esencial manejar correctamente el estado de ánimo del alumno, comprender que cada día tiene una disposición diferente y tener flexibilidad para trabajar en actividades más inmersivas y entretenidas. En definitiva, se trata de hacer que la lección sea más entretenida que la distracción”.

Martin Arranz, por su parte, considera que el exceso de gamificación de la educación puede convertir a los docentes en meros “animadores sociales”. “Me preocupa que se pierdan hábitos como la escritura a mano, un ejercicio que favorece la concentración. Considero que la tecnología debe ser un apoyo, pero no la base de la enseñanza”, añade.

Por su lado, Almonte confiesa que se ha aliado con el “enemigo” ya que la automatización de procesos administrativos gracias a la IA ha transformado la dinámica de enseñanza, permitiendo concentrar los esfuerzos en aspectos más creativos y humanos, que aportan más valor. “Si surge una duda durante la lección que requiere de un cambio de contexto para facilitar la asimilación de conocimientos, puedo al instante generar imágenes, texto o incluso buscar videos interesantes relativos al tema, algo que antes me habría llevado varias horas” ejemplifica.

Preply lo tiene claro: la IA dará “superpoderes” a sus tutores y, lejos de los augurios de plataformas basadas en la gamificación que creen que los docentes no tienen cabida en el nuevo modelo, la tecnología creará más empleos para los maestros del futuro. Preply sigue reclutando apasionados de la enseñanza de idiomas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.