JAIME PUJOL: “RODAR EN MALLORCA PARA MI ES UN REGALO”

Perfil Biográfico:

Mallorca ha sido plató de películas como “El Mago” rodada en 1968 con figuras de la talla de Anthony Quinn o Michael Caine, “El Atlas de las Nubes” de Lana Wachowsky rodada en 2012 con actores como Tom Hanks, Halle Berry, Hugh Grant o Hugo Weaving donde se pueden ver escenas rodadas en escenarios conocidos de Mallorca como La Serra de Tramuntana; tampoco podemos olvidar “Muerte Bajo el Sol” rodada en 1982 por el director Guy Hamilton y cuyo reparto lideraba Peter Ustinov; veraneante habitual en Formentor durante años y escenario de la película basada en una obra de Agatha Christie.

Nuestra isla también ha visto nacer a grandes actores que han gozado de prestigio fuera de Mallorca pero que en la isla no han gozado del reconocimiento que esperaban. Un caso que podemos citar es el de Fortunio Bonanova quien nació en Palma en 1895 y falleció en Los Ángeles; Bonanova, cuyo nombre era Josep Lluís Moll; participó en una de las grandes obras de arte del cine: Ciudadano Kane de Orson Welles en la que el actor mallorquín interpretaba al maestro de canto de la esposa de Welles; también ha hecho de secundario en películas como Perdición rodada por Billy Wilder donde Bonanova compartía escenario con Edward G. Robinson; y tantos otros grandes del cine.

Hoy queremos presentarte a un actor, dramaturgo y director de teatro, mallorquín llamado Jaime Pujol; nació en Palma en 1961 quien cuando cumplió 18 años decidió marcharse a Valencia para licenciarse por la Escuela de Arte Dramático y Danza de la Ciudad del Turia; donde ha sido Director de la Escuela del Actor (1996-1999), Director del instituto de Teatro que lleva el nombre de Nuria Espert (Valencia 1993-1996)

Como actor ha trabajado en cine, televisión y teatro.  En la gran pantalla lo hemos visto en Perdona si te llamo amor” rodada en 2014 o “La Gran Vida” de 2000 donde Jaime Pujol compartió escenario con Salma Hayek, Carmelo Gómez y Tito Valverde. Sin embargo, en la televisión es donde Jaime Pujol ha entrado poco a poco en nuestras casas en series tan emblemáticas como: “Física o química”, “Cuéntame cómo pasó”, “Amar es Para Siempre” y, sobre todo, el papel que le encumbró fue el del Inspector Andrés Casqueiro de la serie El Comisario” (1999-2009) Nos encontramos ante un actor muy versátil y que ha hecho grandes papeles.

En el Teatro, Jaime Pujol ha trabajado en clásicos como “Romeo y Julieta” de William Shakespeare, “Bodas de sangre” de Federico García Lorca. Además, como director de teatro y dramaturgo ha montado grandes obras de teatro como “Mecbeth” o “Dones Sàvies” de Moliere. Incluso ha dirigido la opera “Goyescas” de Enrique Granados en 2016. También ha sido autor de “Generación EGB”, el Musical del año 2016.

Nos encontramos ante un actor que ha sido reconocido en Valencia y uno de los proyectos en los que está trabajando actualmente es en la serie: “La Caza: Tramontana” que se está rodando en Mallorca.

Precisamente, con Jaime Pujol decidimos tomar un café y charlar en una emblemática terraza de Palma bajo la vigilancia de La Catedral para conocer a esta gran persona y acompañados por Martina Romero, directora y presentadora del programa de Radio Balear: Solidarios. Además, Martina le realizó una doble sesión fotográfica a nuestro invitado.

Entrevista a Jaime Pujol:

Jaime Pujol: Actor, director de teatro y dramaturgo.

Juan Ramón Pons: ¿Es especial para un actor mallorquín participar en un proyecto que se rueda en Mallorca?

Jaime Pujol: “Es un regalo, cuando supe de la serie y posteriormente, me dicen que cuentan conmigo para un papel y yo comienzo a conocer más detalles sobre la serie como que se rodaba en Valldemossa; uno de los pueblos más bonitos y que está relacionado con mi infancia porque mis abuelos tenían casa allí e íbamos muchas veces cada verano. Para mi estar en mi tierra como una serie como es La Caza es un regalo para mí y ojalá fuera más habitual venir a rodar en Mallorca”.

¿Qué encontrarán los telespectadores cuando vean “La Caza: Tramuntana”?

“Si vieron la primera temporada seguirán la misma línea con intriga, una investigación policial y ese fondo oscuro a raíz de unos asesinatos. Además, se encontrarán la Mallorca más bella y la Serra de Tramuntana en su máximo esplendor. En definitiva, conocerán una Mallorca más interior que pocas veces vemos”.

En tu carrera como actor has dado vida a personajes como el Presidente Adolfo Suarez: ¿Qué tal fue la experiencia de dar vida a un personaje tan importante dentro de la Historia de España? ¿A un actor le impone tener que interpretar a un personaje tan relevante?

“Particularmente muy emocionante porque por segunda vez interpretaba a un personaje que existía. En este sentido, fue interesante interpretar sus ademanes y gestos porque tenia que elaborar a un personaje que existió. Además, era la tercera vez que me llamaron para interpretar al Presidente Suarez porque me decían que me parezco, en la vez anterior no me dieron el papel y la otra vez no lo pude interpretar porque hacia otra cosa”. “No necesariamente porque hay un trabajo más de investigación, saber cómo se comportaba y hay una elaboración propia porque es un reto. Me impone más interpretar a mi hermano antes que a Suarez”.

Durante 10 años interpretaste al Inspector Jefe Andrés Casqueiro de la Comisaria de San Fernando en “El Comisario”: ¿Qué recuerdas de la serie?

“Los mejores de mi vida. Le debo mucho profesional y personalmente a “El Comisario” porque pasé de la pubertad actoralmente hasta la madurez artística porque venia de hacer teatro básicamente, pero pocos papeles en la televisión. Encontrarte con un personaje de continuidad, que fueron diez años de rodaje, me permitió conocer al personaje y hacértelo tuyo. Era un personaje muy arisco, imponía a los policías y tenia un mundo interior que lo hacia enorme. Además, todos éramos una familia el equipo de “El Comisario”, convivir diez años y llevarte bien es muy bonito”.

En uno de los capítulos, Casqueiro es secuestrado por una persona que era su doble físicamente y que tu mismo interpretabas: ¿Fue complicado hacer los dos papeles?

“Fue duro, pero también apasionante y una de las cosas más fascinantes que he hecho en mi vida como actor porque me tenia que estudiar dos papeles. Yo trabajaba en vacío, es decir, hablo con el doble mío que es un figurante mientras yo me cambio de lado cuando habla uno u otro. Resulto muy curioso la escena de la pelea porque tuve que aprenderme la coreografía de los dos personajes y acabé cansado. Después de llevar tantos años con Casqueiro y que entrase un personaje que es todo lo contrario me encantó. Recuerdo una anécdota cuando me hacían las pruebas de caracterización y me pusieron algunas lentillas, unos pómulos, una peluca tintada; y cuando pasábamos texto yo entraba en el despacho donde está el director junto al resto, todos no me reconocieron y hasta que les dije “Soy Jaime” no me reconocieron”.

¿Qué ha significado para Jaime Pujol, Andrés Casqueiro después de tanto tiempo?

“Fue un paso importante para mí en la carrera como actor y me permitió acceder en otras series a raíz de El Comisario que fue un trampolín”.

¿Guardas contacto de algún modo con los compañeros y compañeras de la serie “El Comisario”?

“Con todos. Tenemos un grupo de WhatsApp que mantenemos muy activo donde estamos todos, nos juntamos para realizar una comida juntos y particularmente, ahora me alojo en casa de Joaquín Climent que daba vida a “Pascual” y es muy amigo mío. Además, ahora he estado ensayando una obra mía de forma online eran Diego Molero (Araya) y Juanjo Artero (Charlie Márquez)”.

Tengo entendido que te dedicas a dirigir obras como director de teatro y escribirlas como dramaturgo. ¿Qué es más fácil ponerte delante del público sobre el escenario o situarte entre bambalinas?

“Para mi todo forma parte del arte. Lo básico es la creación, pero me siento cómodo en todos los ámbitos y me encuentro con dificultades como actor, pero también como director. Aunque hay que decir que a la hora de dirigir es bueno ser actor porque la comunicación es mucho más fluida y cuando escribo me pasa lo mismo porque como actor intento que el guion no sea muy complejo sino darle fluidez. Es un trasvase de cosas lo que se produce”.

Como director de teatro y actor. Cuando te dan un texto de grandes como Shakespeare, Chejov o Calderón de la Barca ¿impone interpretar un texto suyo o el nombre del autor?

“Pierdo el respeto al autor. Es decir, cuando un texto que está bien construido no importa quien lo ha escrito porque es un material extraordinario y un texto es una ruta por seguir como un GPS porque es información sobre tu personaje para luego interpretarlo siempre que haya un buen dramaturgo detrás. ¿Qué significa respetar al autor? Te impone hasta cierto punto y poco más. Sin ir más lejos yo tengo una obra que se llama “Mecbeth” que es una versión cómica de Macbeth de Shakespeare y en este caso, lo que les digo a los que montan un texto mío siempre es: El autor ha muerto y haced lo que vosotros queráis porque es un trampolín para crear”.

¿Qué le dirías a un niño o una niña que desde muy pequeño quisiera ser actor o actriz?

“Tengo una escuela de teatro en Valencia desde hace unos veinticinco años que somos profesionales de este ámbito que transmitimos nuestra experiencia algo que pecan las Escuelas y cuando acaban la formación no ejercen ni como actor ni como director. Entonces a los dos días los llaman para dar clases, tienes la teoría, pero no la practica para trasladarlo a los jóvenes. Estamos ante una carrera de fondo y todo es una experiencia donde la formación es fundamental porque el actor tiene que estar empapado de toda la sabiduría porque lo reflejas en tus personajes. Veo muchos actores que están de moda en la actualidad que son personajes planos que no me interesa, pero vende la imagen y es un error. En algunos casos, la interpretación se ha convertido en una especie de mercado donde el talento ha pasado a segundo plano”.

 

 

Jaime Pujol:

El actor a veces tiene la necesidad de quitarse la mascara y ser la persona que se esconde tras ella. ¿Quién es Jaime?

“No me gusta llevar la máscara. Toda la vida he pensado que ser actor es lo mismo que ser camarero y es una profesión más. A veces pienso que ser actor no tiene mucho, hacemos feliz a mucha gente porque les ayudamos a evadirse y no tiene que hacer que te sientas por encima de nadie. En mi profesión hay mucho ego y lo principal es ser una persona sencilla. No te equivoques hay que ser actor y sino triunfas no importa, pero si sigues trabajando serás feliz. Me emociono cuando me felicitan no por mi trabajo en televisión sino como director de teatro y el espectador valora más esto porque ha visto una obra”.

Desde los 18 años resides y trabajas en Valencia. ¿Qué echas de menos de “Sa Roqueta”?

“Echo de menos a la familia, hermanos, padres, etc. Siempre hay una lejanía que hace echarles de menos y me apasiona Mallorca en la que no me importaría vivir, pero es el lugar igual de retirarme. Aunque ya estoy trabajando en la jubilación, concretamente, creando formatos de televisión, concursos y lo muevo por América Latina, pero de momento no hay nada”.

Estuviste dando clases a los jóvenes y actrices de Palma en la Escuela de Arte Dramático. ¿Qué tal la experiencia como docente?

Daba clase en La Misericordia. Fue fantástica porque comencé como director en el Grupo El Desván de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia y cuando impartes clase a gente que no es actor o actriz profesional tienes una parte pedagógica y elaboras un trabajo de formación para que el actor tienes que acoplarle ese lenguaje. Disfrutaba dando clases y en la Fundación Shakespeare de Valencia nos pasó lo mismo, pero con chavales que estaban en formación. Simplemente, me apasionó desde el principio la docencia y aquí di clases de técnica corporal. Al acabar en la Fundación Shakespeare decidí montar mi propia escuela y por la que pasó Carles Molinet, Aina Mas y tantos otros grandes actores”.

¿Cuáles son los hobbies de Jaime?

Me encanta mucho leer y la creatividad. Tengo un saxofón, pero no lo he tocado, me gustaría aprender a pintar, pero me gusta la escritura y me gusta la tranquilidad… pasear, me gusta ver series tanto españolas como extranjeras y estar tranquilo en casa”.

Desde www.revistaplural.es queremos desearle a Jaime Pujol mucha suerte y en nombre de todas trasladarme nuestro agradecimiento.

Texto: Juan Ramón Pons.

Fotos: Martina Romero.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.