Raixa

Por Fernando López


Un oasis en la Sierra de Tramuntana

A muy pocos kilómetros de Palma y en el municipio de Bunyola, nos encontramos a los pies de la Sierra de Tramuntana (Patrimonio mundial de la UNESCO) una idílica e histórica posesión de origen árabe llamada Raixa, que posee una de los jardines más bonitos e importantes de la Isla

Para hablar y conocer más sobre esta posesión, tenemos que retroceder en el tiempo a la dominación árabe, ya que ARAIXA, era el nombre con el que se conocía el valle que ya tenía una alquería. Esta pasó por manos de diferentes familias  que a lo largo de los años han ido ampliando hasta adquirir el aspecto y belleza que tiene hoy día. En el año 1229 el rey Jaime I de Aragón conquista la isla de Mallorca y hace un reparto de sus tierras entre sus colaboradores. Raixa fue dada al conde de Ampurias Ponce IV el 11 de mayo de 1234.  La familia más representativa, que la poseyó más siglos y que realizó los cambios más significativos en esta posesión, fue la familia Despuig, condes de Montenegro y Montoro. El primer conde de Montenegro compró Raixa el 18 de junio de 1660. El personaje de la familia Despuig más importante para la historia de Raixa es el cardenal Antonio Despuig (1745-1813), hijo del III conde de Montenegro y V de Montoro.

Así, en 1787, compró a Gabino Hamilton, pintor escocés y anticuario, un terreno en Arricia, donde encontró, hasta el 1796, gran cantidad de esculturas que fueron llevadas a Raixa para formar parte del museo que estableció en esta posesión.

Al regresar de Italia, el cardenal Despuig transforma Raixa en una villa de estilo italiano, añadiendo a la fachada una loggia de diez arcos y encargando al escultor Lazzarini el diseño de los jardines que rodean la casa.

En 1906, Raixa es comprada por el empresario Antonio Jaume Nadal, quien al regresar de América había adquirido numerosas posesiones en la isla como Ca’n Serra, Ginars y Son Gelabert. En 1918, la colección de esculturas romanas pasa a formar parte del Museo de Mallorca. La colección puede visitarse actualmente en el Castillo de Bellver. En 1919, Antonio Jaume añade a los jardines la casa de las muñecas, que inspiró  a Lorenzo Villalonga el título de su novela “Bearn o La sala de las muñecas”. Fue llevada a la gran pantalla por el director Jaime Chávarri, utilizando Raixa como escenario.

En 1993, Raixa fue declarada Bien de Interés Cultural por su alto valor histórico y artístico. En el año 2002 la “possessió” fue adquirida por la Fundación Parques Nacionales y el Consell de Mallorca. En 2003 se inició su restauración, que se ejecutó en varias fases: en 2008 concluyó la restauración del edificio principal y en 2009 se inició la segunda fase que comprendió los jardines y las edificaciones agrícolas.

Raixa acoge el Centro de Interpretación del Paraje Natural de la Serra de Tramuntana y debe su fama principalmente a sus jardines, proyectados por Giovanni Lazzarini y con pequeños añadidos de los sucesivos condes de Montenegro y su último propietario, Antonio Jaume Nadal. Los espacios verdes se dividen en los jardines de acceso, los jardines bajos y los jardines superiores. Los jardines de acceso están comprendidos en una gran terraza-belvedere a la que se accede a través de un portal de inspiración medieval con torres almenadas. Combina una variedad de árboles longevos entre elementos vegetales geométricos. Los jardines superiores están integrados en una colina. Las primeras terrazas están articuladas por una monumental escalinata que da paso al gran estanque (96 x 18 metros), la casa de las muñecas y la casa de baños. La parte más elevada, llamada Sa Muntanyeta, contiene un camino a lo largo del cual el visitante se encuentra con ítems románticos: una gruta, un mirador elevado sobre unas mazmorras, una ermita y un templete neoclásico que corona la cima.

Raixa ha sido escenario de tres películas: Muerte bajo el sol, basada en la novela de Agatha Christie; Bearn o La sala de las muñecas, de Lorenzo Villalonga, y El Cel, opera prima de Antonio Aloy. Además Raixa es el título de uno de los trabajos discográficos de Maria del Mar Bonet. Pero sobre todo, es un espacio maravilloso que los mallorquines y todos aquellos que nos visitan, pueden hacer suyo por unas horas, ya que esta posesión abre sus puertas al público en visita libre o guiada, de martes a sábado de 10 a 15 horas. Es sin duda un lugar para conocer y deleitarse con sus paisajes y su historia.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.